viernes, 19 de junio de 2015

Intervención milagrosa de Santa Teresita

Avería en el avión e intervención milagrosa de Santa Teresita de Lisieux
Santa Teresa di Lisieux miracolo guasto aereo vescovo Amazzonia


 El increíble relato del obispo de la Amazonia Erwin Krautler durante uno de sus viajes entre los indios Fue la ayuda de Santa Teresa de Lisieux, la patrona de los misioneros, la que le salvó la vida. Lo asegura monseñor Erwin Kräutler, desde hace 50 años misionero en América Latina y durante 35 obispo de la diócesis más grande de Brasil (más que Italia entera), la de Altamira-Xingu. Krautler cuenta la increíble aventura, que sucedió en 1983, en el libro "Ho udito il grido dell'Amazzonica" (He oído el grito de la Amazonia, recientemente publicado en Italia). Él, desde siempre en primera línea en defensa de las poblaciones locales, amenazadas por la deforestación del Amazonas, en 1983 se dirigía a visitar las comunidades dispersas a lo largo del río. “Encontré un pueblo esclavizado, al límite de la desesperación”. “En un viaje entre las aldeas indígenas – recuerda el obispo – volviendo de Tucumã a Altamira, pasó algo que no olvidaré nunca. Antes de embarcar a Tucumã, el obispo-hermano, que es también piloto, me dijo que había hecho una revisión completa de la avioneta en Goiânia hacía poco tiempo. Despegamos en dirección a Altamira, que dista unas dos horas de vuelo”. Cuando el altímetro indicó cinco mil pies, empezaron a sobrevolar la tupidísima selva de la región de las fuentes del Bacajá, afluente del Xingu. “Miraba hacia abajo admirando la selva virgen, los ipês en flor”, continua Krautler. Pero ese no fue un viaje como los demás. De repente el motor empezó a perder fuerza, la hélice giraba cada vez más despacio, hasta pararse del todo. “Miré al piloto: estaba asustado, nervioso, pálido. ¡No hablaba! Estábamos a un paso de la muerte. Aunque sobreviviéramos a la caída, en esa selva nadie nos encontraría. Pero este análisis lo hice después”. En ese momento, el obispo, que es misionero de la Congregación de los Misioneros de la Preciosísima Sangre, invocó a Santa Teresa: "¡Tu eres la patrona de los misioneros! ¡Por favor, muéstranos ahora lo que sabes hacer!". “Por increíble que parezca – recuerda Krautler – después de tres minutos eternos, el motor volvió a funcionar. De lo profundo del corazón dije: "¡Gracias, Teresa! Contaré este milagro adonde vaya. ¡No te olvidaré nunca!". El avión retomó altura hasta los ocho mil pies, y lejos en el horizonte apareció el majestuoso Xingu con sus cascadas, los lagos y las islas. “Media hora después, aterrizábamos sanos y salvos – explica el obispo de Amazonia – y contamos lo que nos había sucedido en pleno vuelo. El mecánico del aeropuerto abrió el compartimento del motor de la avioneta, y se echó las manos a la cabeza: "Dios mío, ¿cómo podéis estar vivos? ¡El motor está totalmente averiado!". Me quedé helado, pero en seguida mi corazón saltó en mi pecho, oyendo de la boca del mecánico la confirmación de que había sido un milagro de santa Teresita”. http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/averia-en-el-avion-e-intervencion-milagrosa-de-santa-teresita-de-lisieux-5864519360315392

viernes, 29 de mayo de 2015

¿Quién es el ángel consolador?

Un papa, Benedicto XV, escribió una bellísima oración sobre él

angel staue


El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios; creado para entrar en la amistad con Dios; puesto por Dios mismo en el Paraíso, es al mismo tiempo el hombre horrorizado, adolorido, apesadumbrado por tanta violencia, tantas escenas de dolor, inclusive dentro de los más inocentes e indefensos. A veces parece cansarnos tantas noticias malas, tantas imágenes de dolor y crueldad. Y ante esto surge en el corazón la pregunta: “¿Qué podemos hacer?”, “¿hay algo que pueda hacer?”. Esta realidad la recoge el Papa Francisco en su mensaje para Cuaresma de este año 2015 y que lleva por título: “Fortalezcan sus corazones”. En este mensaje el Santo Padre nos llama a no dejarnos absorber por “la espiral de horror y de impotencia”, y para ello propone tres medios: 1. Orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial 2. Ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas. La Cuaresma, dice el Papa, es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro 3. Resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar el mundo y a nosotros mismos y para ello debemos pedir la gracia de Dios y aceptar nuestros límites. Todo esto implica, según palabras del mismo Papa, “un camino de formación del corazón”, que nos lleva a tener “un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia”. Y esto, hay que decirlo bien fuerte, ES POSIBLE: es posible tener ese corazón misericordioso, abierto a Dios y a los hermanos. Es posible porque JESUS mismo nos hace capaces. como miembros suyos, de participar en aquella maravilla del amor que es su acto de entrega a Dios Padre en la Cruz. Somos, entonces, no solo beneficiarios, sino que más aún somos participantes del amor expiatorio de Jesús. De hecho, como cristianos estamos llamados a participar del sacrificio único y perfecto de Jesús en la Cruz y lo podemos hacer entregando y ofreciendo nuestras buenas obras en unión con el sacrificio de Jesús. En esto consiste la expiación: en entregar u ofrecer algo a Jesús, uniéndonos a Su sacrificio en la Cruz, y buscando el bien espiritual de otros. Y si Jesús, el hijo de Dios, en la debilidad de la carne necesitó la fuerza y el consuelo que le brindó un ángel en su agonía, al que la tradición de la Iglesia le ha dado el nombre de “Angel consolador” o “Angel confortador” (cfr. Lc. 22,43) con cuánta mayor razón nosotros necesitamos este consuelo si realmente queremos vivir esta dimensión expiatoria que se encuentra presente en toda vida auténticamente cristiana. Hay, por tanto, una colaboración estrecha entre los ángeles y los hombres en este aspecto de la vida cristiana. Para entender esta colaboración miremos que el Evangelio de San Lucas antes de narrar la aparición del Angel que consuela y conforta a Nuestros Señor, expresa que Jesus oraba diciendo “Padre, si quieres, que pase de mi este cáliz; mas no se haga mi voluntad, sino la Tuya” (Lc. 22, 42). Es la obediencia a la voluntad del Padre lo que atrae este Ángel sobre Jesús. Es por causa de esta obediencia que el Angel aparece delante del Señor. El Evangelio de San Lucas, en el que narra la aparición del Angel consolador, no trae ninguna palabra pronunciada por este Ángel. Entonces, ¿cómo el ángel confortó a Nuestro Señor?. El Ángel conforta a Nuestro Señor con su sola proximidad. El Angel no viene a darnos clases, el ángel viene a darnos fuerzas comunicando algo de su propia perfección, y esto lo hace con su sola cercanía. Pero también el Angel consolador se muestra sereno, no sale huyendo con Nuestro Señor. El Angel contempla todas las cosas desde Dios y ve que Dios prefiere sacar bien del mal, antes que no permitir ningún mal. Por ello el Angel ve que “todo está bien”, que “todo es bueno”, pues es capaz de ver que “a su tiempo todas las cosas cumplirás su fin” (Eclo. 39,40) Asi, en todo tiempo y especialmente en Cuaresma, para ayudar a tantos hermanos en necesidad, para formar nuestro corazón como el de Jesús te invito a que entregues tus obras y las unas al sacrificio de Jesús, obedece en silencio y así tengas un mejor conocimiento que tus superiores, obedece a la Iglesia. Y, por último, acercaste a este Angel consolador, que su sola presencia te llevará a ser alguien mejor sabiendo que todo está dentro de los designios de amor y misericordia de Dios por ti y por los hombres. Te dejo esta bella oración compuesta por el Papa Benedicto XV a este Angel Consolador: “Te saludo, Santo Angel que saludaste a Jesús en el monte de los Olivos. Tú consolaste a mi Señor Jesucristo en su agonía. Contigo alabo a la Santísima Trinidad, quien te eligió de entre todos los Angeles para consolar y fortalecer a quien es Consuelo y la Fortaleza de todos los afligidos. Ante los pecados del mundo y especialmente ante mis pecados, El cayó al suelo lleno de dolor. Por la honra que tú recibiste y por la disponibilidad, la humildad y el amor con los cuales ayudaste a la santa humanidad de mi Salvador Jesús, te pido me concedas un arrepentimiento perfecto de mis pecados. Consuélame en la tristeza que actualmente me aflige y en todas las otras que van a sobrevenir, especialmente a la hora de mi agonía. Amén” http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/quien-es-el-angel-consolador-5831943593656320?page=2

jueves, 28 de mayo de 2015

“Victoria es estéril con la trampa y el dopaje”

Papa Francisco a deportistas: “Victoria es estéril con la trampa y el dopaje” El deporte es uno de los tres caminos educativos de la vida, según el Pontífice Pope Francis posing with members of the Harlem Globe Trotters basketball team - AFP_ “El deporte es un camino educativo” para los jóvenes y los niños, dijo el Papa Francisco al recibir en audiencia a siete mil miembros de la Federación Italiana de Tenis en el Aula Pablo VI este viernes 8 de mayo. “Hay tres pilares fundamentales para los niños y jóvenes: la educación -escolar y familiar-, el deporte y el trabajo. Cuando tenemos esos tres, contamos con las condiciones para desarrollar una vida plena y auténtica, evitando así las dependencias que envenenan y destruyen la existencia”, sostuvo en alusión a la droga y el mal ocio. ¿Por qué la Iglesia se interesa por el deporte? En su discurso expresó que la Iglesia se interesa por el deporte porque “le preocupa el ser humano, todo el ser humano y reconoce que la actividad deportiva repercute en la formación de la persona, en sus relaciones, en su espiritualidad”. Sucesivamente dirigiéndose a los deportistas les dijo: “Ustedes tienen una misión: ser, para los que les admiran, modelos válidos que imitar. Y también ustedes dirigentes, entrenadores y operadores de deportes, están llamados a dar un buen testimonio de los valores humanos, maestros de una práctica deportiva que sea siempre leal y límpida”. La victoria con el dopaje es estéril Francisco indicó que el deporte es muy competitivo pero invitó a los deportistas a no ceder a la “presión de querer lograr resultados significativos” y luego “tomar atajos, como en el caso de dopaje. ¡Que fea y estéril -exclamó- es la victoria que se alcanza haciendo trampas en las normas y engañando a los demás!”. Para poner un ejemplo sobre el premio que espera a los atletas al final de la existencia humana, el Papa habló del apóstol Pablo: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corran de tal manera que lo obtengan”. Así lo señaló como la experiencia diaria que tiene un atleta. Atletas al servicio de los demás En este sentido, confirmó que san Pablo, usando la metáfora del atleta, habla de “dar un sentido último a la vida misma”. Por eso, les exhortó a encontrar más allá del juego y el deporte – “como hacen ya y con excelentes resultados” resultados duraderos – en relación la vida, “en la búsqueda del bien verdadero, sin miedo, con valentía y entusiasmo”. Por último, pidió a los deportistas ponerse en juego “con los demás y con Dios, dando lo mejor de ustedes mismos, empleando sus vidas en lo que vale y dura para siempre. Pongan sus talentos al servicio del encuentro entre las personas, de la amistad, de la inclusión”. http://www.aleteia.org/es/educacion/noticias/papa-francisco-a-deportistas-victoria-es-esteril-con-la-trampa-y-el-dopaje-5887387527806976